martes, 22 de junio de 2010

LA SALIVA


LA SALIVA

IDEAS GENERALES


La saliva es un líquido algo viscoso, que es segregado al interior de la boca por diversas glándulas. Cada una de estas glándulas contribuye a la composición de la saliva con un conjunto de sustancias, características de cada una de ellas, y que está formada por proteínas, glucoproteínas y lípidos.
Su función más conocida es la de reblandecer y lubricar los alimentos para facilitar su deglución. Su secreción está regulada por el sistema nervioso. El ser humano puede segregar a la cavidad bucal entre 1 y 1,5 litros diarios.
En el hombre hay tres pares de glándulas salivares importantes: parótida, submandibular y sublingual, así como una multitud de glándulas salivares menores, que se agrupan bajo un punto de vista descriptivo en glándulas labiales, linguales, palatales, bucales, glosopalatinas y retromolares.

COMPOSICIÓN DE LA SALIVA

Desde un punto de vista químico la saliva es una solución acuosa, en la que se encuentran diluidas o dispersas múltiples sustancias que son las que le confieren las propiedades que la caracterizan. El principal constituyente de la saliva es el agua, cuyo porcentaje en peso representa aproximadamente un 99,5%. Los componentes inorgánicos presentes en mayor cantidad aparecen en forma iónica y son los iones cloruro, sodio y potasio.
En cuanto a sus componentes orgánicos, los que aparecen en mayor proporción son las proteínas, que cumplen muy diferentes tipos de funciones, como se irá viendo a lo largo del capítulo. Otros elementos presentes en cantidades apreciables son algunos hidratos de carbono como la glucosa, el colesterol, la urea, el ácido úrico, el citrato y el lactato.

PROPIEDADES MÁS IMPORTANTES

Además del papel que juega en la digestión de los alimentos en el reconocimiento del sabor que los caracteriza, mediante la utilización de las papilas gustativas, la saliva cumple múltiples funciones en la boca, entre las que destacan:
a) Protección: La saliva constituye una barrera protectora frente a diversos estímulos nocivos, como pueden ser algunas toxinas bacterianas o ciertos traumas menores. Esta propiedad está basada en su peculiar viscosidad, debida a la presencia de glicoproteínas que le proporcionan un carácter lubricante. También ejerce una labor de lavado de la boca al arrastrar las bacterias no adheridas y los restos acelulares que se depositan en la superficie de la boca.
b) Tamponamiento: Esta propiedad de la saliva evita el desarrollo de algunos tipos de bacterias patógenas que requieren para su máximo crecimiento de un determinado pH. Además esta capacidad amortiguadora evita la presencia prolongada de un pH ácido en la boca La baja del pH es debida al metabolismo de los azúcares por parte de algunas bacterias, que da lugar a la aparición de determinados ácidos orgánicos. El resultado de la actuación de estos ácidos sobre el diente sería la desmineralización del esmalte.
c) Acción antimicrobiana: Además de ser una barrera para determinadas bacterias, la saliva contiene proteínas con propiedades antibacterianas. La Iisozima hidroliza las paredes celulares de determinadas bacterias. La lactoferrina al unirse a hierro libre priva a las bacterias de un elemento esencial para su desarrollo. También hay presencia de anticuerpos: más importantes son las inmunoglobulinas A, una de cuyas propiedades es la de aglutinar microorganismos.
d) Mantenimiento de la integridad del diente: Al tener una elevada concentración de iones calcio y fosfato, sirve para el mantenimiento de los cristales del esmalte, bien durante su crecimiento o bien en las etapas adultas del individuo. Cuando se produce la desmineralización a consecuencia de la presencia de ácidos en contacto con la superficie de los dientes, los iones presentes en disolución revierten el equilibrio hacia la remineralización, una vez producida la neutralización de dichos ácidos.

CAPACIDAD TAMPÓN

El pH medio de la saliva suele ser 7,25 ± 0,5. Es muy importante que la saliva mantenga este valor de pH entre unos límites estrechos. Un pH ácido puede contribuir a la desmineralización del esmalte dental, mientras que uno básico puede dar lugar a la formación de sarro en la superficie de los dientes. Dos componentes inorgánicos de la saliva son los principales responsables de esta capacidad tampón: el fosfato y el bicarbonato.
Aunque, como se verá más adelante, la saliva puede paliar la formación de caries en los dientes, no se ha podido establecer una correlación significativa entre su capacidad tampón y la incidencia de caries. Ello puede deberse a que la cantidad de ácidos producidos por las bacterias presentes en la placa dental, tras una ingestión de hidratos de carbono, es tal, que la acción de los tampones desaparece rápidamente y el pH desciende considerablemente durante un período de tiempo más o menos pronunciado.
Una saliva acida puede contribuir al proceso de desmineralización de los dientes. Sin embargo, cuando el tiempo de contacto con un medio ácido no es muy elevado, el diente puede remineralizarse de nuevo. Para ello es importante la presencia en la saliva de iones calcio y fosfato, para la regeneración de la hidroxiapatita.

NIVELES DE CALCIO Y FOSFATO

La concentración de calcio en saliva es la mitad de la que aparece en plasma. Los fosfatos presentan una concentración mayor que en plasma. La distribución de ambos iones en la saliva no es homogénea. La concentración de calcio en la saliva submandibular es significativamente más alta que en la saliva de la parótida, lo que puede ser la razón de (a mayor aparición de cálculos en la superficie lingual de los dientes anteriores inferiores. Por el contrario, el fosfato inorgánico está en una concentración más alta en la saliva de la parótida que en la submandibular.
Se han caracterizado muy diversos tipos de proteínas en la saliva (Cuadro 4.3). Algunas presentan características antigénicas muy similares a las que poseen las proteínas plasmáticas del sistema inmune. Entre las -globulinas las IgA están más concentradas que las IgG y éstas más que las IgM.

Proteínas más importantes de la saliva

Mucina
Histatinas
Estoterinas
Cistatinas
• Proteínas ricos en prolina
• Enzimas: amilasa, fosfatasa ácido, peroxidasa, kalicreína, lisozima, ureasa

Finalmente hay otras proteínas en la saliva, que han sido tradicionalmente clasificadas como típicas de este fluido, aunque algunas de ellas, como las mucinas, aparecen también en otras zonas de secreción del organismo.


Mucinas

Estas proteínas han sido aisladas de la saliva y purificadas, habiéndose caracterizado varios tipos de mucinas. Todas ellas son glicoproteínas. Se sintetizan preferentemente en las glándulas salivares submandibulares así como en otras glándulas salivares menores. El que tengan sólo una cadena polipeptídica las convierte en una excepción entre las mucinas. Las mucinas, al igual que otras glicoproteínas salivares, confieren a la saliva su típica viscosidad. La parte proteica adopta una forma helicoidal laxa, mientras que la glucídica se sitúa hacia el exterior. Al tener esta última parte propiedades hidrófilas, se rodea de una capa de agua. Los extremos situados hacia el exterior de las cadenas hidrocarbonadas contienen ácido N-acetilneuramínico (NANA). Por lo tanto la parte externa de la molécula tiene cargas negativas. Este es el motivo por el que estas moléculas se repelen entre sí y con otras moléculas vecinas que tengan parecidas propiedades electrostáticas. Esta repulsión da lugar al conocido efecto lubricante de las mucinas.
Las MG1 recubren la superficie del esmalte y de las mucosas orales. Una de las funciones de las MG2 es el bloqueo y eliminación de diversas bacterias al unirse a las adhesinas de su superficie e impedir de este modo la unión de estas bacterias a la película o a la placa dental.

Estaterina

Es una proteína con 43 aminoácidos, no glicosilada. Inhibe la formación de la hidroxiapatita, de la misma forma que lo hacen las proteínas ricas en prolina, las histatinas y las cistatinas. Se ha detectado su ARN mensajero en las glándulas parótida y submandibular, lo cual parece indicar que su síntesis se realiza en ambas glándulas. Presenta una elevada capacidad de unión con hidroxiapatita, calcio y fosfato.

Histatinas

Estas proteínas pueden ser un importante componente del sistema de defensa no inmune de la cavidad oral, dado que en estudios realizados in vitro exhiben propiedades tanto antibacterianas como antifúngicas. Se sintetiza en la glándula parótida y submandibular. Pueden adherirse fuertemente a la hidroxiapatita e inhibir la formación y el crecimiento de los cristales de este compuesto.

Cistatinas

Son proteínas de bajo peso molecular que inhiben la actuación de algunas cisteína proteasas, entre las que se encuentran la ficina, la papaína y las catepsinas B, H y L. Se ha propuesto que juegan un importante papel en la regulación de la actividad de las cisteína proteasas procedentes tanto de los tejidos orales como de las bacterias, dado que se ha descrito su capacidad de unión a este tipo de proteasas, bloqueando su actividad enzimática proteolítica.

Enzimas salivales

Existen en la saliva diversas proteínas que presentan actividad enzimática, como la catalasa, la hexoquinasa, la succínico deshidrogenasa, las peptidasas, la aldolasa, la pirofosfatasa, las fosfatasas acida y alcalina, la ureasa o las esterasas. Algunas son de origen microbiano, otras proceden de los leucocitos y otras de células liberadas por la descamación de la mucosa.
La más importante de todas ellas es la amilasa parotidea, también conocida con el nombre de tialina. Es una endoenzima que ataca, al azar, enlaces glicosídicos . La producen los animales, las plantas y los microorganismos. La a-amilasa es la proteína salivar que inicia la degradación del almidón y del glucógeno. Todas las -amilasas son metaloenzimas que tienen al menos un ion calcio por cada molécula de proteína. Este calcio es esencial para su estabilidad y para el mantenimiento de su actividad enzimática. El número de calcios ligados a su molécula varía de uno a diez. Todas ellas son estables en un rango de pH que va de 5,5 a 8,0.
Sin embargo, el papel de la amilasa en la digestión de los alimentos que contienen estos polisacáridos es pequeño, porque el tiempo de contacto de la saliva con los alimentos es muy corto y la enzima es inactivada rápidamente por el jugo gástrico.
Su composición química es muy parecida a la de la -amilasa pancreática, siendo inmunológicamente indistinguibles. Sin embargo su punto isoeléctrico, su peso molecular y sus propiedades catalíticas son diferentes. La estructura primaria de ambas presenta un 94% de homología. Proceden de dos genes distintos (Amy 1 la salivar y Amy 2 la pancreática) muy próximos entre sí y localizados en el cromosoma 1. La kalicreína es otra proteína salivar procedente de la glándula sublingual. Participa en la degradación de otras proteínas salivares, como las proteínas ricas en prolina o las histatinas.

DEFENSA FRENTE A LA PRESENCIA DE MICROORGANISMOS

Otra de las funciones de la saliva es la de proteger la cavidad oral de las invasiones microbianas, modulando la capacidad de los microorganismos para colonizar las superficies orales y limitando su crecimiento y/o viabilidad. Esta capacidad de modulación la ejerce no sólo en presencia de organismos patógenos oportunistas, sino también sobre la flora presente en condiciones normales.
La confirmación de lo anteriormente expuesto es el aumento que se produce en el número y severidad de las infecciones microbianas en diferentes deficiencias salivares que se manifiestan en algunos individuos. Éste es el caso de la xerostomía y el síndrome de Sjogren, en los que una disminución en su capacidad de producir saliva viene acompañada por la pérdida de la "película adquirida", debido a la alteración en la producción de saliva que acompaña a ambas alteraciones fisiológicas.

BACTERIAS

La secreción salivar puede actuar sobre las bacterias presentes en la cavidad oral, al menos de dos formas diferentes:
a) Interfiriendo en la adhesión de las bacterias a las superficies orales, lo que facilita su posterior eliminación de la cavidad oral.
b) A través de la actuación de sustancias, presentes en la saliva, con actividad antimicrobial, que afecta directamente el crecimiento y la viabilidad de los organismos patógenos.

VIRUS

Cuando se produce una invasión viral, los virus deben unirse en primer lugar a las células del huésped. Esta etapa es seguida por la entrada de la partícula infecciosa en la célula. Por último la maquinaria sintética del huésped es usada para la replicación de la partícula invasora. Una vez producida la multiplicación del virus, se produce su liberación.
La saliva puede interferir en la actuación de los virus de varias maneras:
a) La adsorción de diversos componentes salivares a la superficie celular puede prevenir la adhesión vital a las células susceptibles al enmascarar el receptor viral.
b) La interacción directa de la saliva con las partículas virales puede suprimir su infectividad al interferir en su capacidad de adsorción y/o de penetración en las células del huésped.
c) Algunos componentes salivares pueden afectar las últimas etapas de replicación y amplificación viral.

Inmunoglobulina A

Es bien conocido que los anticuerpos salivares constituyen un importante sistema de defensa en la cavidad oral, que protege al individuo de diversas infecciones, que pueden invadirle a través de las membranas de las mucosas. La IgA es la clase de anticuerpos predominante en la saliva de la parótida, submandibular y de las glándulas menores.
Entre los efectos atribuidos a las inmunoglobulinas A en la defensa frente a los microorganismos se encuentran a) su capacidad de inhibición de la adherencia bacteriana, b) la neutralización de toxinas y c) la prevención de la absorción de antígenos a lo largo de la superficie de la mucosa.

CHON ALCANTARA, BLANCA LUZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada